Como conexión entre el motor y la transmisión, el embrague es el responsable de transferir el par del motor a la carretera. La vida útil de esta pieza de desgaste depende de distintos factores; entre otros, las características de cambio de marchas por parte del conductor. Un embrague desgastado o defectuoso no se puede reparar, sino que se debe sustituir en un taller especializado.

Montaje de un embrague nuevo


El cambio del embrague de una transmisión manual de manera tan experta que las marchas se puedan engranar perfectamente de nuevo es mera rutina para un técnico automotriz o un mecánico.

Sin embargo, como lo demuestran los análisis de fabricantes de algunos embragues que han sido objeto de queja, existen excepciones en algunos casos. En estos casos, el aspecto del daño demuestra que la observación de solo algunas instrucciones decisivas durante la sustitución de embragues implica generalmente que se pueden ahorrar mucho tiempo y altos costos, y evitar clientes insatisfechos.

Cambio del embrague

Limpie todas las piezas relevantes al sustituir el embrague


Antes de montar un embrague nuevo, usted debe limpiar el interior de la campana de embrague y todos los componentes del sistema de accionamiento del embrague, como la horquilla de desembrague, el casquillo de guía del collarín de desembrague, y también el árbol de transmisión, incluyendo el estriado múltiple. Esta es la única forma de identificar señales potenciales de desgaste en estas piezas que afectan negativamente el comportamiento de desembrague del nuevo embrague. Si se identifican tales señales, los componentes descritos también deben ser sustituidos.

Limpieza de las piezas del embrague

No olvide realizar una prueba de excentricidad axial


Las refacciones de fabricantes de productos de marca registrada son producidas cuidadosamente, de acuerdo con las normas de producción del nivel técnico actual. Sin embargo, particularmente los componentes de precisión, tales como embragues, pueden ser dañados debido al manejo incorrecto durante el traslado hasta el taller. El estado del embalaje es un primer indicio.

Por consiguiente, se debe realizar una prueba de excentricidad axial del disco de embrague antes de sustituir un embrague, incluso si esto no se sugiere en el plan de asistencia técnica. Como el accionamiento del embrague es un proceso muy preciso, la excentricidad axial del forro no debe estar muy por encima de 0.5 milímetros. En caso contrario, el cambio de marchas es muy difícil o completamente imposible.

Prueba de excentricidad axial

Centre con precisión el disco de embrague


Un centrado preciso del disco de embrague antes de que el plato de presión lo presione facilita en gran medida el montaje de la transmisión. Se minimiza el riesgo de daños en el cubo estriado.

La tolerancia entre el árbol de transmisión y el cubo estriado es de solo unas pocas centésimas de milímetro. Incluso una deformación mínima durante la inserción del árbol de transmisión reduce la movilidad que se requiere posteriormente para el desembrague.

Mantener limpios los forros del embrague


Antes del montaje, incluso los cubos estriados con revestimiento especial deben engrasarse con una ligera capa de grasa SACHS de alto rendimiento. Esto asegura las funciones principales del embrague. Los cepillos o cepillos de dientes, por ejemplo, son herramientas adecuadas para esta tarea. Para evitar trepidación del embrague, el lubricante excesivo se debe retirar siempre y los forros del embrague se deben mantener perfectamente limpios. Por esta razón, recomendamos limpiar también las superficies de fricción del volante de inercia y el plato de presión.

Como en muchos otros ámbitos, lo mismo se aplica para el cambio del embrague: invertir un poco más al comienzo da sus buenos frutos al final.

Mantener limpios los forros del embrague