Prevención de fallas de funcionamiento del sistema de accionamiento del embrague con una purga de aire correcta


Aunque la electrificación de los componentes de los vehículos avanza inexorablemente (el sistema de servodirección eléctrica es solo un ejemplo) existen particularmente tres componentes que siguen siendo hidráulicos: el freno, el sistema de dirección hidráulico o electrohidráulico y el sistema de accionamiento hidráulico del embrague. En todos ellos, es imprescindible que no haya aire atrapado para que puedan funcionar impecablemente.

El aire como causa de falla de funcionamiento


A diferencia de los líquidos, el aire se puede comprimir. Como los sistemas del vehículo mencionados anteriormente funcionan según el principio hidráulico, en el que la energía se transmite mediante una columna de líquido no comprimible, el aire es en estos casos la principal causa de fallas de funcionamiento. En lo que respecta al embrague hidráulico, pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Cambio del recorrido del pedal
  • Dificultades para desacoplar el embrague
  • Sensación de falta de precisión en el pedal

Por lo tanto, los sistemas de desembrague hidráulico deben purgarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante del vehículo tras realizar reparaciones en el embrague o tras sustituir componentes hidráulicos.

Dispositivos de purga de aire para sistemas de accionamiento hidráulico del embrague

La herramienta adecuada


Para realizar esta tarea de forma rápida y efectiva, es necesario disponer del equipo correspondiente en el taller. La clave es un dispositivo de purga adecuado. La purga de aire de los componentes del embrague hidráulico sin un dispositivo de este tipo se convierte en una tarea tediosa y no siempre produce los resultados deseados. También se necesitará un recipiente adecuado para recoger el líquido hidráulico, con un tubo transparente que encaje en las boquillas de purga. Algunos dispositivos de purga incluyen una unidad de vacío para equilibrar el nivel del líquido en el depósito de compensación al final del proceso de purga.

Sistemas de accionamiento de embrague


Los distintos sistemas de accionamiento del embrague funcionan con un cilindro maestro y un cilindro esclavo. El cilindro maestro es accionado por el pedal del embrague y el cilindro esclavo emplea la energía transmitida para desembragar mecánicamente el embrague.

No obstante, los sistemas varían en el diseño de sus componentes individuales. Los cilindros maestros disponen de un depósito de líquido separado o bien se alimentan a través de un tubo desde el depósito de compensación.

Los cilindros esclavos, por su parte, o bien son simples cilindros de presión que accionan un sistema de palanca para desembragar el embrague, o bien actúan como cojinetes centrales de desembrague, directamente sobre el plato de presión del embrague. Este tipo de cilindros esclavos se conoce también como CSC (concentric slave cylinders).

Notas sobre el proceso de purga de aire


Unas indicaciones básicas sobre el proceso de purga de aire antes de describir los distintos pasos:

1. Utilice únicamente dispositivos de purga autorizados por el fabricante del vehículo.

2. Asegúrese de que el pedal del embrague esté en posición totalmente retraída durante el proceso de purga, de forma que no se obstaculice el flujo del líquido hidráulico.

3. Vigile el nivel del líquido en el depósito de compensación.

4. Mantenga la presión de purga tan baja como sea posible. Si el líquido fluye lentamente, evacuará más aire del sistema que si lo hace rápidamente.

5. No accione el pedal del embrague durante el proceso de purga, ya que puede provocar un exceso de recorrido. El cilindro hidráulico se liberaría entonces demasiado lejos, con el consiguiente riesgo de fugas.

Pasos individuales del proceso de purga


¡Utilice únicamente líquidos autorizados por el fabricante del vehículo! ¡Garantice una limpieza absoluta al realizar el proceso de purga de aire!

  • Retire el tapón de llenado del cilindro maestro o del depósito de compensación y conecte el dispositivo de purga con un adaptador adecuado.
  • Presurice el sistema hidráulico (máx. 2 bar).
  • Retire la caperuza protectora de la boquilla de purga del cilindro esclavo.
  • Conecte un recipiente colector adecuado con tubo transparente a la boquilla de purga.
  • Abra la boquilla de purga (fija o giratoria).
  • Cierre de nuevo la boquilla de purga cuando el líquido del tubo ya no contenga burbujas de aire.

Para obtener más información sobre las distintas variantes de boquillas de purga fijas o giratorias, consulte la información de servicio 12404 sobre variantes de purga de aire para los sistemas de accionamiento hidráulico del embrague.

  • Libere la presión del dispositivo de purga.
  • Retire el adaptador del dispositivo de purga del cilindro maestro o del depósito de compensación.
  • Revise el nivel del líquido en el depósito de compensación y ajústelo si es necesario (respete la señal MAX).
  • Coloque el tapón de llenado de nuevo en el depósito.

Accione el pedal del embrague varias veces para comprobar su funcionamiento. El pedal del embrague debe regresar siempre por sí solo hasta su punto de partida.