SACHS en todo el mundo –

Estamos a su lado en todas partes

Usted está aquí:

América Latina Español | Português

Usted está aquí:

América Latina Español | Português
worldmap

Descubra todo el portafolio de
ZF Aftermarket


AMÉRICA LATINA

AMÉRICA LATINA

Optimización experta de la amortiguación:
Amortiguadores SACHS CDC para automóviles.

SACHS CDC (Continuous Damping Control) es sinónimo de optimización innovadora de la amortiguación. El resultado es la máxima seguridad y una comodidad perfecta en el vehículo.

SACHS CDC (Continuous Damping Control) es sinónimo de optimización innovadora de la amortiguación. El resultado es la máxima seguridad y una comodidad perfecta en el vehículo.

CDC: sistema de amortiguación variable

CDC

Los amortiguadores SACHS CDC (Continuous Damping Control) para automóviles son sinónimo de amortiguación perfecta en cualquier situación. Su tecnología de vanguardia registra continuamente todas las variables relevantes para la amortiguación y ajusta la fuerza de amortiguación a las condiciones externas mediante una válvula. La fuerza de amortiguación se regula en función del estado de la carretera, la carga útil o el manejo del vehículo.

Con más de 14 millones de unidades montadas, los amortiguadores SACHS CDC se encuentran entre los productos más populares de la marca. El control electrónico del amortiguador CDC ofrece un amplio conjunto de ventajas. A continuación puede ver algunas de las principales:

  • Estabilidad, incluso en situaciones de conducción críticas
  • Ajuste de la fuerza de amortiguación de cada rueda en milésimas de segundo
  • Mayor comodidad, seguridad y dinámica durante la marcha
  • Reducción de la distancia de frenado
  • Características del chasis ajustables individualmente

La tecnología SACHS CDC proporciona la fuerza de amortiguación óptima de cada rueda en milésimas de segundo. Eso permite la máxima estabilidad incluso en condiciones críticas. El conductor se beneficia de distancias de frenado más cortas, una respuesta más rápida de la dirección y mayor control en el cambio de carril. Los amortiguadores SACHS CDC son la solución perfecta para quien busca la máxima seguridad, dinámica y comodidad en la conducción.

Los amortiguadores para automóviles SACHS CDC incorporan una válvula de amortiguación proporcional controlada electrónicamente. Los sensores supervisan todos los factores, desde el estado de la carretera a la carga útil, pasando por las acciones del conductor. A continuación, una unidad electrónica regula con precisión la fuerza de amortiguación.

CDC

Los amortiguadores SACHS CDC (Continuous Damping Control) para automóviles son sinónimo de amortiguación perfecta en cualquier situación. Su tecnología de vanguardia registra continuamente todas las variables relevantes para la amortiguación y ajusta la fuerza de amortiguación a las condiciones externas mediante una válvula. La fuerza de amortiguación se regula en función del estado de la carretera, la carga útil o el manejo del vehículo.

Con más de 14 millones de unidades montadas, los amortiguadores SACHS CDC se encuentran entre los productos más populares de la marca. El control electrónico del amortiguador CDC ofrece un amplio conjunto de ventajas. A continuación puede ver algunas de las principales:

  • Estabilidad, incluso en situaciones de conducción críticas
  • Ajuste de la fuerza de amortiguación de cada rueda en milésimas de segundo
  • Mayor comodidad, seguridad y dinámica durante la marcha
  • Reducción de la distancia de frenado
  • Características del chasis ajustables individualmente

La tecnología SACHS CDC proporciona la fuerza de amortiguación óptima de cada rueda en milésimas de segundo. Eso permite la máxima estabilidad incluso en condiciones críticas. El conductor se beneficia de distancias de frenado más cortas, una respuesta más rápida de la dirección y mayor control en el cambio de carril. Los amortiguadores SACHS CDC son la solución perfecta para quien busca la máxima seguridad, dinámica y comodidad en la conducción.

Los amortiguadores para automóviles SACHS CDC incorporan una válvula de amortiguación proporcional controlada electrónicamente. Los sensores supervisan todos los factores, desde el estado de la carretera a la carga útil, pasando por las acciones del conductor. A continuación, una unidad electrónica regula con precisión la fuerza de amortiguación.

Más información