SACHS en todo el mundo –

Estamos a su lado en todas partes

Usted está aquí:

América Latina Español | Português

Usted está aquí:

América Latina Español | Português
worldmap

Descubra todo el portafolio de
ZF Aftermarket


AMÉRICA LATINA

AMÉRICA LATINA

Consejo útil de SACHS:
Revisión del DMF.

Pruebas de esfuerzo del volante

Si se sospecha que el volante bimasa está defectuoso, se debe investigar cuál es la causa. Si las opciones de diagnóstico de fallas no son suficientes para el DMF instalado, el volante también se puede revisar a simple vista, mecánicamente o en un banco de pruebas, aunque esta última opción es una tarea exclusiva del fabricante.

Cualquier taller puede revisar un volante bimasa desmontado utilizando herramientas sencillas. Es importante conocer los métodos adecuados para ello.

Pruebas de esfuerzo del volante

Si se sospecha que el volante bimasa está defectuoso, se debe investigar cuál es la causa. Si las opciones de diagnóstico de fallas no son suficientes para el DMF instalado, el volante también se puede revisar a simple vista, mecánicamente o en un banco de pruebas, aunque esta última opción es una tarea exclusiva del fabricante.

Cualquier taller puede revisar un volante bimasa desmontado utilizando herramientas sencillas. Es importante conocer los métodos adecuados para ello.

Indicadores

Si durante la inspección a simple vista se detecta una superficie de fricción decolorada en el volante secundario (flecha A) es señal de que el DMF está recalentado o sobrecargado. Esto puede ocurrir si los conductores dejan que el embrague patine durante demasiado tiempo. Además, existe el riesgo de que un recalentamiento muy duradero endurezca el lubricante especial del DMF, lo que con frecuencia acaba provocando averías en los componentes.

Si hay fisuras visibles en la superficie de fricción (flecha B) , será necesario cambiar el DMF; de lo contrario, éste podría quebrarse. Las decoloraciones amarillentas en la zona situada bajo la superficie de fricción (flecha C) son también una razón para cambiar el DMF, porque indican que el cojinete axial del DMF está desgastado. Esto se puede oír durante el funcionamiento del vehículo. Si del interior del componente sale lubricante con fragmentos, también será preciso instalar una pieza nueva.

Durante la inspección visual, se debe comprobar si se aprecian decoloraciones (A, C) o fisuras (B).
Revisión del DMF: inspección visual

Indicadores

Si durante la inspección a simple vista se detecta una superficie de fricción decolorada en el volante secundario (flecha A) es señal de que el DMF está recalentado o sobrecargado. Esto puede ocurrir si los conductores dejan que el embrague patine durante demasiado tiempo. Además, existe el riesgo de que un recalentamiento muy duradero endurezca el lubricante especial del DMF, lo que con frecuencia acaba provocando averías en los componentes.

Si hay fisuras visibles en la superficie de fricción (flecha B) , será necesario cambiar el DMF; de lo contrario, éste podría quebrarse. Las decoloraciones amarillentas en la zona situada bajo la superficie de fricción (flecha C) son también una razón para cambiar el DMF, porque indican que el cojinete axial del DMF está desgastado. Esto se puede oír durante el funcionamiento del vehículo. Si del interior del componente sale lubricante con fragmentos, también será preciso instalar una pieza nueva.

Durante la inspección visual, se debe comprobar si se aprecian decoloraciones (A, C) o fisuras (B).
Revisión del DMF: inspección visual
Cuando se gira el volante secundario, se debe alcanzar un ángulo idéntico a ambos lados.
Volante secundario SACHS girando hasta el tope

Gire el DMF hasta el tope

Para llevar a cabo la prueba de la palanca o el ensayo de movilidad, el volante de inercia primario debe fijarse a un tornillo de banco introduciendo dos pasadores por los orificios en los que se monta el cigüeñal. A continuación, se debe atornillar la palanca de prueba en los orificios en los que se monta el embrague. Cuando se gira el segundo volante de inercia desde la posición de reposo hacia la derecha y hacia la izquierda, hasta alcanzar el tope, se deben obtener los mismos ángulos, y la fuerza aplicada debe ser idéntica en las dos direcciones. Además, no se debe percibir una resistencia excepcional al movimiento.

Si alguno de estos criterios no se cumple, es un indicio de que hay componentes defectuosos o rotos dentro del DMF. Estos componentes pueden perforar la carcasa y provocar una fuga de lubricante. Si no se alcanza el ángulo de rotación completo de aprox. 60 grados a ambos lados, también es posible que el lubricante se haya solidificado como resultado de una sobrecarga térmica; cuando sucede esto, a menudo se aprecian descoloraciones. En estos casos, es necesario cambiar el DMF.

Cuando se gira el volante secundario, se debe alcanzar un ángulo idéntico a ambos lados.
Volante secundario SACHS girando hasta el tope

Gire el DMF hasta el tope

Para llevar a cabo la prueba de la palanca o el ensayo de movilidad, el volante de inercia primario debe fijarse a un tornillo de banco introduciendo dos pasadores por los orificios en los que se monta el cigüeñal. A continuación, se debe atornillar la palanca de prueba en los orificios en los que se monta el embrague. Cuando se gira el segundo volante de inercia desde la posición de reposo hacia la derecha y hacia la izquierda, hasta alcanzar el tope, se deben obtener los mismos ángulos, y la fuerza aplicada debe ser idéntica en las dos direcciones. Además, no se debe percibir una resistencia excepcional al movimiento.

Si alguno de estos criterios no se cumple, es un indicio de que hay componentes defectuosos o rotos dentro del DMF. Estos componentes pueden perforar la carcasa y provocar una fuga de lubricante. Si no se alcanza el ángulo de rotación completo de aprox. 60 grados a ambos lados, también es posible que el lubricante se haya solidificado como resultado de una sobrecarga térmica; cuando sucede esto, a menudo se aprecian descoloraciones. En estos casos, es necesario cambiar el DMF.

Más información