ZF Aftermarket en todo el mundo:

Su socio, donde quiera que esté

Usted está aquí:
España (Español Português)

Si no aparece su país, seleccione “otros países” para visitar nuestra página web global de ZF Aftermarket

Todas las páginas web de ZF Aftermarket

Encuentra tu país por región

¿Está buscando información sobre la compañía ZF Friedrichshafen AG?

Visite la página web de nuestra empresa

Por favor, seleccione su país e idioma:

Volver
Asiático
Europa
América Latina
Middle East
Norteamérica
Oceanía
Sudáfrica

¿No encontró su país región y su idioma? Visite nuestra página web global: English

Note

The page you are navigating to is not optimized for mobile devices.
Do you want to proceed?

Proceed

España

¿Por qué es tan importante cambiar el líquido de frenos?

ZF Aftermarket - Revisión del líquido de freno
  • La consistencia del líquido de freno cambia con el tiempo
  • La entrada de agua puede crear burbujas de vapor
  • ZF Aftermarket recomienda un cambio anual del líquido de frenos

Un líquido de frenos de alta calidad es crucial para asegurar el correcto funcionamiento de los frenos. Por este motivo, los expertos de ZF Aftermarket recomiendan a los talleres que recuerden regularmente a sus clientes el cambio del líquido de freno. Independientemente de cuántos kilómetros haya recorrido el vehículo, es recomendable cambiar el líquido de frenos cada año.

El líquido de frenos desempeña un papel importante para garantizar que el sistema de frenos funcione sin problemas y, por lo tanto, para mantener la seguridad de la conducción. Como la consistencia del líquido de frenos cambia con el tiempo, es necesario cambiar el líquido regularmente ya que de lo contrario la eficacia del freno podría disminuir o, en el peor de los casos, los frenos podrían fallar.

Afortunadamente, esta tarea no requiere mucho tiempo o esfuerzo; la cantidad de líquido de frenos simplemente tiene que controlarse y rellenarse si es necesario, aunque eso podría intuir una fuga en el circuito. Los expertos de ZF Aftermarket tienen consejos útiles sobre cómo verificar la condición actual del líquido de frenos de manera rápida y de confianza. Con esto, los talleres pueden ofrecer a sus clientes una gama más amplia de servicios y contribuir así a un aumento persuasivo de la seguridad.

Un sobrecalentamiento puede conducir a un fallo total

El líquido de frenos circula mediante tubos y latiguillos, conectando el pedal del freno con las pinzas de freno de disco o los cilindros de freno de tambor en el caso de algunos frenos traseros. El líquido sirve para transmitir la presión cada vez que se presiona el pedal de freno. El Servofreno potencia aún más el esfuerzo del freno aumentando la presión.

Con el tiempo, varios elementos pueden afectar significativamente al estado del líquido de frenos. Por lo tanto, el sobrecalentamiento severo durante la aplicación de los frenos sobre un líquido contaminado con excesiva agua puede hacer que se exceda el punto de ebullición del líquido. El resultado es una reacción de evaporación. Esto a su vez puede conducir a la formación de burbujas de vapor. Cuando el pedal se presiona, el líquido no se comprime, por eso es un excelente transmisor de fuerza, pero las burbujas de vapor son gases y por lo tanto se comprimen perdiendo progresivamente la fuerza transmitida por el pedal de freno. El pedal se vuelve esponjoso y se hunde más de lo debido y la potencia del freno no se transmite adecuadamente o, en el peor de los casos, no se transmite en absoluto. La falta de transmisión de potencia finalmente conduce a un fallo de los frenos.

Una razón para un efecto de frenado defectuoso puede ser precisamente la entrada de agua en el circuito de frenado. El punto débil, en este caso, es el orificio de ventilación en la cubierta del tapón del depósito de reserva. Este orificio proporciona la compensación atmosférica necesaria para la fluctuación del nivel del líquido de frenos producida por el desgaste de pastillas y discos. Sin embargo, la humedad atmosférica del aire puede entrar en este orificio de ventilación. Además, el agua puede llegar al depósito de reserva a través de la ventilación cuando se limpia el motor o el vehículo. Los latiguillos de frenos y retenes de sellado pueden ser los responsables del incremento de agua en el líquido de frenos, ya que el agua se disuelve en el líquido y se distribuye en el circuito de frenos.

Dispositivo de purgado a presión para un resultado de reparación fiable

En promedio, los líquidos de frenos tienen un contenido de agua de alrededor del 0,5 por ciento. Este valor puede aumentar significativamente con el paso de los años. Si el contenido de agua supera el 3,5 por ciento, recomendamos urgentemente cambiar el líquido, ya que el punto de ebullición ha sido alcanzado. Cuando se supera la marca de 3%, el punto de ebullición del líquido cae al punto mínimo exigido de 180ºC o inferior. Si se utiliza un dispositivo de purgado apropiado, cambiar el líquido es muy fácil. Para conseguirlo, ZF Aftermarket ofrece versiones especiales que pueden usarse para purgar profesionalmente en alrededor del 90% de los vehículos del parque europeo.

ZF Aftermarket ofrece una amplia gama de líquidos de frenos TRW, los cuales cubren la mayoría de los tipos de vehículos. Los líquidos de frenos TRW garantizan un comportamiento de frenado perfecto de -50ºC a +50ºC, ofreciendo una óptima protección contra la corrosión y reaccionan rápidamente a los comandos del sistema de control de estabilidad ESP instalado en conjunto con el sistema anti-bloqueo de frenos ABS.

  • La consistencia del líquido de freno cambia con el tiempo
  • La entrada de agua puede crear burbujas de vapor
  • ZF Aftermarket recomienda un cambio anual del líquido de frenos

Un líquido de frenos de alta calidad es crucial para asegurar el correcto funcionamiento de los frenos. Por este motivo, los expertos de ZF Aftermarket recomiendan a los talleres que recuerden regularmente a sus clientes el cambio del líquido de freno. Independientemente de cuántos kilómetros haya recorrido el vehículo, es recomendable cambiar el líquido de frenos cada año.

El líquido de frenos desempeña un papel importante para garantizar que el sistema de frenos funcione sin problemas y, por lo tanto, para mantener la seguridad de la conducción. Como la consistencia del líquido de frenos cambia con el tiempo, es necesario cambiar el líquido regularmente ya que de lo contrario la eficacia del freno podría disminuir o, en el peor de los casos, los frenos podrían fallar.

Afortunadamente, esta tarea no requiere mucho tiempo o esfuerzo; la cantidad de líquido de frenos simplemente tiene que controlarse y rellenarse si es necesario, aunque eso podría intuir una fuga en el circuito. Los expertos de ZF Aftermarket tienen consejos útiles sobre cómo verificar la condición actual del líquido de frenos de manera rápida y de confianza. Con esto, los talleres pueden ofrecer a sus clientes una gama más amplia de servicios y contribuir así a un aumento persuasivo de la seguridad.

Un sobrecalentamiento puede conducir a un fallo total

El líquido de frenos circula mediante tubos y latiguillos, conectando el pedal del freno con las pinzas de freno de disco o los cilindros de freno de tambor en el caso de algunos frenos traseros. El líquido sirve para transmitir la presión cada vez que se presiona el pedal de freno. El Servofreno potencia aún más el esfuerzo del freno aumentando la presión.

Con el tiempo, varios elementos pueden afectar significativamente al estado del líquido de frenos. Por lo tanto, el sobrecalentamiento severo durante la aplicación de los frenos sobre un líquido contaminado con excesiva agua puede hacer que se exceda el punto de ebullición del líquido. El resultado es una reacción de evaporación. Esto a su vez puede conducir a la formación de burbujas de vapor. Cuando el pedal se presiona, el líquido no se comprime, por eso es un excelente transmisor de fuerza, pero las burbujas de vapor son gases y por lo tanto se comprimen perdiendo progresivamente la fuerza transmitida por el pedal de freno. El pedal se vuelve esponjoso y se hunde más de lo debido y la potencia del freno no se transmite adecuadamente o, en el peor de los casos, no se transmite en absoluto. La falta de transmisión de potencia finalmente conduce a un fallo de los frenos.

Una razón para un efecto de frenado defectuoso puede ser precisamente la entrada de agua en el circuito de frenado. El punto débil, en este caso, es el orificio de ventilación en la cubierta del tapón del depósito de reserva. Este orificio proporciona la compensación atmosférica necesaria para la fluctuación del nivel del líquido de frenos producida por el desgaste de pastillas y discos. Sin embargo, la humedad atmosférica del aire puede entrar en este orificio de ventilación. Además, el agua puede llegar al depósito de reserva a través de la ventilación cuando se limpia el motor o el vehículo. Los latiguillos de frenos y retenes de sellado pueden ser los responsables del incremento de agua en el líquido de frenos, ya que el agua se disuelve en el líquido y se distribuye en el circuito de frenos.

Dispositivo de purgado a presión para un resultado de reparación fiable

En promedio, los líquidos de frenos tienen un contenido de agua de alrededor del 0,5 por ciento. Este valor puede aumentar significativamente con el paso de los años. Si el contenido de agua supera el 3,5 por ciento, recomendamos urgentemente cambiar el líquido, ya que el punto de ebullición ha sido alcanzado. Cuando se supera la marca de 3%, el punto de ebullición del líquido cae al punto mínimo exigido de 180ºC o inferior. Si se utiliza un dispositivo de purgado apropiado, cambiar el líquido es muy fácil. Para conseguirlo, ZF Aftermarket ofrece versiones especiales que pueden usarse para purgar profesionalmente en alrededor del 90% de los vehículos del parque europeo.

ZF Aftermarket ofrece una amplia gama de líquidos de frenos TRW, los cuales cubren la mayoría de los tipos de vehículos. Los líquidos de frenos TRW garantizan un comportamiento de frenado perfecto de -50ºC a +50ºC, ofreciendo una óptima protección contra la corrosión y reaccionan rápidamente a los comandos del sistema de control de estabilidad ESP instalado en conjunto con el sistema anti-bloqueo de frenos ABS.

Centro de preferencia de privacidad

Su privacidad

Cuando visita un sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede brindarle una experiencia web más personalizada. Como respetamos su privacidad, puede optar por excluir algunos tipos de cookies. Puede hacer clic en los diferentes encabezados de categoría para obtener más información y cambiar nuestra configuración predeterminada. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de uso en el sitio se puede ver afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Cookies obligatorias

Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione correctamente. Por tanto, no se pueden desactivar en nuestros sistemas. Como norma general, estas cookies solo se instalan como respuesta a sus acciones, por ejemplo, cuando establece sus preferencias de protección de datos o llena formularios. Usted puede bloquear estas cookies, por ejemplo, mediante la configuración de su navegador. En ese caso, algunas funciones de la página no se ejecutarán. Estas cookies no almacenan ninguna información personal que pueda identificarlo como individuo.

Cookies de desempeño

Estas cookies nos permiten contabilizar las visitas y las fuentes de tráfico con el fin de medir el desempeño de nuestro sitio web y mejorarlo. Al reconocer cómo se mueven los visitantes por el sitio web, podemos determinar qué páginas y contenidos son más populares que otros. Todos los datos recogidos por estas cookies se agrupan y, por lo tanto, son anónimos. Si se desactivan estas cookies, no podemos determinar cuándo abrió nuestro sitio web y no podemos controlar el desempeño del mismo.

Más información

Su privacidad

Cuando visita un sitio web, este puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Esta información puede ser sobre usted, sus preferencias o su dispositivo y se utiliza principalmente para lograr que el sitio funcione como se espera. La información generalmente no lo identifica en forma directa, pero puede brindarle una experiencia web más personalizada. Como respetamos su privacidad, puede optar por excluir algunos tipos de cookies. Puede hacer clic en los diferentes encabezados de categoría para obtener más información y cambiar nuestra configuración predeterminada. Sin embargo, si bloquea algunos tipos de cookies, su experiencia de uso en el sitio se puede ver afectada y también los servicios que podemos ofrecerle.

Cookies obligatorias

Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione correctamente. Por tanto, no se pueden desactivar en nuestros sistemas. Como norma general, estas cookies solo se instalan como respuesta a sus acciones, por ejemplo, cuando establece sus preferencias de protección de datos o llena formularios. Usted puede bloquear estas cookies, por ejemplo, mediante la configuración de su navegador. En ese caso, algunas funciones de la página no se ejecutarán. Estas cookies no almacenan ninguna información personal que pueda identificarlo como individuo.

Cookies de desempeño

Estas cookies nos permiten contabilizar las visitas y las fuentes de tráfico con el fin de medir el desempeño de nuestro sitio web y mejorarlo. Al reconocer cómo se mueven los visitantes por el sitio web, podemos determinar qué páginas y contenidos son más populares que otros. Todos los datos recogidos por estas cookies se agrupan y, por lo tanto, son anónimos. Si se desactivan estas cookies, no podemos determinar cuándo abrió nuestro sitio web y no podemos controlar el desempeño del mismo.