Creado en mayo de 2022

5 minutos de lectura

Es importante conocer esto acerca del aceite

El aceite correcto

Como conducir bien lo demuestran con excelencia nuestras transmisiones 8HP en coches como el actual BMW M5 CS. Pero, ¿Cómo se lubrica correctamente la transmisión para mantenerla así? La respuesta a esta pregunta es tan sencilla como complicada: con el aceite adecuado.


El aceite es mucho más que un simple lubricante. Limpia, protege, enfría, cuida y protege también contra las descargas eléctricas. El aceite base representa el 70-80%. Éste determina, por ejemplo, la viscosidad, el comportamiento ante la temperatura o la resistencia a la oxidación. El resto es el verdadero "ingrediente mágico": los aditivos.

Aceite vs. Temperatura

Algunos aseguran que el aceite se comporta de forma similar en todos los rangos de temperatura. Se podría pensar que es viscoso y resistente a bajas temperaturas, pero que se diluye a altas temperaturas. Sin embargo, los potenciadores de la viscosidad y el flujo en frío interceptan estas propiedades hasta cierto punto... así, la transmisión siempre cambia perfectamente.


Los aditivos de limpieza mantienen los contaminantes en suspensión hasta que llegan al filtro. Si las moléculas rotas son muy pequeñas, actúan como un imán y recogen los residuos hasta que son lo suficientemente grandes como para caer en el filtro.

La magia del aceite

En las modernas transmisiones híbridas, los aditivos garantizan que la tensión eléctrica (a veces superior a 300 V) no se conduzca simplemente hacia la transmisión y la unidad de control. Por tanto, también influyen en la conductividad del aceite.

 

Otras moléculas mágicas se encargan de disipar de forma ideal el calor generado por las altas cargas. Para ello, se adhieren literalmente a la carcasa de la caja de cambios con un extremo y disipan así el calor generado a la superficie. Estos aditivos son también la razón por la que encontrará el consejo de agitar el aceite antes de llenarlo en cada botella de LifeguardFluid 8 y 9, para asegurarse de que todo se mezcla de forma limpia. En el coche, esta tarea la asume la bomba de aceite.

Esta mezcla de aceites base y aditivos de alta calidad es lo que hace posible que nuestras cajas de cambios cambien bien, aunque a veces se les exijan hasta 900 Nm (como en el caso del actual Audi SQ7).

 

Como los aditivos son responsables del confort y también están sujetos al desgaste, con el tiempo, químicamente hablando, se vuelven ácidos. Por lo tanto, se recomienda un cambio regular del aceite de la caja de cambios. Encontrarás más información sobre este tema en otro artículo

 

Por último, pero no por ello menos importante, el aceite adecuado es simplemente capaz de comportarse en todas las situaciones imaginables, no sólo como espera la unidad de control, sino también el conductor (aunque, en el mejor de los casos, el conductor ni siquiera notará que está haciendo su magia).

Acerca del experto

Philipp Janczewski

Philipp es técnico de servicio internacional y trabaja en ZF desde 2013. Su lema como #zfexpert es:

¡Nunca puedes tener demasiados caballos, no importa en qué motor!